nuevo2

lunes, 23 de enero de 2017

Don Felicidad y Doña Alegria



Contigo quiero transgredir el ritmo de nuestros besos, de mi tacto al tocar tu piel, de mi risa esquizofrénica al verte, de besar tu sonrisa y entrar a tu universo,
sin remedio cogerte de la mano, caminar al ocaso, mirarte fijamente,
ver como el tiempo pasa lleno de poesía, noches estrelladas, amaneceres lúcidos y días soleados con tormentas eléctricas al tocarnos.
Locura inexplicable, adrenalina necesaria y sensación de vértigo,
amor de locos y sentimientos de poeta,
que suene la noche acompañada de la luna,
camino oscuro, sin ver, loca, exhausta y mojada camino hacía ti sin pensar,
sin remedio, sin cordura.
Que el vino sea nuestro aliado en aquellas noches intensas de preguntas alucinantes, de pensamientos fugaces y respuestas absurdas,
de un vals a la madrugada, de una adrenalina convertida en vacío cuando no estés, que nos urja.
¡Me urges!
eres el sonido de la primavera,
los cerezos regocijantes llenos de color,
lluvia eléctrica como el sólo de una guitarra,
la sinfonía de una cuidad,
el verde del pasto, raíces de tierra y agua de mar, vida llena.
Tienes café en esa mirada y azúcar que endulzar mi sed en esa sonrisa.

Me tienes en éxtasis con explosiones atómicas.
Tú me llamas alegría, yo te llamo a ti felicidad.
 Love:

No hay comentarios:

Publicar un comentario